Menu

360º

Plataforma de información y via de acceso a otras fuentes de información y debate sobre las diferentes áreas que constituyen la cultura de la ciudad.

Ciudad Escuela

 Captura de pantalla 2015-06-01 a las 12.37.07

 Presentación del proyecto Ciudad Escuela El proyecto Ciudad Escuela, presentado en el Museo Reina Sofía (al ser proveniente de una beca de dicha institución) pretende ser una metodología de aprendizaje urbano. Así pues, no es tanto un proyecto pedagógico cómo un marco pedagógico. En su creación están implicados distintos colectivos, de diferente formación y objetivos distintos, aunque siempre enfocados a la ciudad y la cultura de la ciudad: Prototyping, Basurama, Zuloark, Domenico Di Siena y Alfonso Sánchez Uzábal. La metodología empleada se basa en la certificación del conocimiento, y para ello se emplean medios tecnológicos que avalan ese conocimiento urbano, que por su propia naturaleza informal no tiene cabida en la formación reglada, pero que sin embargo se valora importante como para que se certifique cara a terceros. Para esa sistematización del conocimiento, los colectivos diseñan lo que ellos llaman un Itinerario. Itinerarios:  Cada Itinerario es tanto un recorrido real por experiencias urbanas como un marco conceptual en el que se propone una propedéutica urbana.

 

Captura de pantalla 2015-06-01 a las 12.37.20

Los Itinerarios constan a su vez de distintas experiencias de aprendizaje, las cuales una vez superadas habilitan a la persona para recibir esa conocimiento informal certificado que es un badget (en este caso, Mozilla Open Badges). Cada badget es la insignia virtual que avala el conocimiento informal adquirido, que la persona puede acumular en un backpack (mochila) virtual, a modo de expediente informal de conocimiento urbano. Badges del proyecto:  Ejemplo de Badget: El modelo está basado en los aprendizajes libres que se emplean en el MIT, por ejemplo, donde se considera más importante seguir siendo el origen del conocimiento que albergar alguna pretensión de “propiedad” de dicho conocimiento. MIT OpenCourseware (OCW) . Las actividades certificadoras de conocimiento, que habilitan los distintos badgets no tienen porqué ser de nueva creación por parte del proyecto, algunas de ellas ya se estaban realizando en diferentes escenarios de activismo urbano, otras en cambio si que se elaboran a partir del proyecto.

Captura de pantalla 2015-06-01 a las 12.37.14

 ¿Las dudas? Numerosas. Muchas de ellas posiblemente sean producto de que es difícil explicar un proyecto tan complejo, por parte de todos los colectivos implicados y en apenas dos horas. La explicación técnica del funcionamiento de los badgets de Mozilla ocupó una parte importante que quizá hubiera estado mejor empleada en metodología, que nos pareció la principal carencia: una sólida base meteorológica que debería haber primado sobre cualquier herramienta digital. Porque las dudas plantadas son metodológicas, y se plantean sobre la certificación de los formadores ¿Quien certifica al formador? ¿Quien avala que ese formador a su vez pueda formar? ¿De que modo se estandarizan esos certificados de conocimiento informal para que puedan ser válidos en diferentes ciudades, en diferentes experiencias? ¿Qué diferencia este aprendizaje (vertical al fin) del tan denostado aprendizaje académico? Un modo de entender ideológicamente a los participantes del proyecto es el: MANIFIESTO MOBILIARISTA Se amontonan las ruinas en la ciudad. Se amontona el abandono, también los campos, y la esperanza. La ciudad es hoy el mayor asentamiento y distribuidor de flujos, movimientos y excedentes de capital. Turistas, automóviles y datos vertebran el movimiento-mobiliario de la ciudad. Si la ciudad no se mueve, nos dicen, se inmoviliza. Sólo un valor inmueble puede amortizar y sacar rédito al asentamiento inmóvil. Sólo al inmueble le es permitido no moverse, permanecer mudo, sedentario, en el capitalismo urbano-hipotecario. No hay sedición si el sedentario es un metro cuadrado. No puede, empero, la ciudad conformarse con el vacío simbólico del metro cuadrado. No hay movilidad posible al interior desahuciado de una metáfora. Frente a los destellos y las luces de la ciudad-móvil planteamos el hormigueo medi terraneum de una ciudad-mobiliaria. Frente a la ruina inmobiliaria proponemos un ejercicio de mobilización (sí, con be de mueble) que libere y emancipe las materialidades políticas de la ciudad. Las visitas-excursiones dadaístas; las deambulaciones surrealistas; las derivas situacionistas; la transurbancia stalkerista – la ciudad-itinerante hunde sus raíces en tradiciones insomnes. Pero el desahucio y el desierto inmobiliario llaman a un urbanismo de más amplia y ambiciosa radicalidad. Un ejercicio que no se limite a descubrir y soñar y relatar la ciudad posible sino a amueblarla. Una semiótica y una simbólica y una poética y una política y una práctica de ciudadanos terraformándose.

 

Captura de pantalla 2015-06-01 a las 12.37.30

Materia ciudad. 15 Muebles ensaya un ejercicio de crítica y pedagogía urbanas a partir de los viajes y los descubrimientos de la materia. Nace así el ‘mueble’ como episteme radical. El mueble como práctica auto-constructiva, infraestructural y conceptual, fiel a las capacidades sociales y críticas que recorren y despliega la ciudad de Madrid hoy. Muebles que nos infraestructuran, que nos infraprovocan. Infraestructuras para pro-vocar: para hacer salir nuevas voces, extraer nuevos territorios semánticos y materiales de la ciudad en ruinas que habitamos. Provocaciones donde el habitar es vocación, no vacación, y requiere una formación y apuntalamiento constantes. El mueble se vuelca y se revuelca en la ciudad. 15 Muebles ensaya la liberación del mobiliario urbano en toda su potencia: muebles que se ‘mueben’, abriendo sus diseños, sus folios e iconografías, pero también excitando y moviendo sus capacidades pedagógicas y de aprendizaje. Muebles-itinerarios para el asombramiento y re-encantamiento. Pedagogías en mobimiento. El mueble llama a la emancipación de las infraestructuras urbanas. Abandonamos la plaza como residencia política y ‘sacamos la crítica a paseo’. Des-plazamos al hombre moderno como sujeto político por excelencia. Lo mobemos. El mueble frente al inmueble. El mobiliarismo frente a la movilidad. 15 Muebles es un andamio para amueblar el derecho a la infraestructura de la ciudad: un juego de escalas, góndolas, maderas y ruedas que ofrece soporte auxiliar a la decadencia y ruina de la ciudad contemporánea. 
15 Muebles es una araña que tensa y sostiene el desmoronamiento de la ecología urbana: una estructura artrópoda que urde nuevas ‘redes’ para una ciudadanía en caída libre. 15 Muebles quiere contribuir a pensar, pero sobre todo a construir colaborativamente la ecología conceptual e infraestructural de una ciudad común. 15 Muebles es un homenaje a ese momento de experimentación urbana cuya figuración ejemplar supuso #acampadasol: muebles-experimento, prototipos-arácnidos que ensayan qué significa construir ciudad hoy. 15 Muebles quiere así poner en cuestión y problematizar lo que entendemos hoy por espacio público: sus infraestructuras, su mobiliario conceptual, sus metodologías convivenciales, las condiciones materiales de la hospitalidad. 15 Muebles es un prototipo de ciudad.

Comentar este artículo en los foros (0 respuestas).

Revista kultur, número 1

kultur-vol1-num1

@KulturRevista

logo-revista

logo-uji

logo-peu